Entonces yo solté su pene y me llevé la mano a la nariz inspirando con afán su aroma masculino.
Éste era el momento para las locuras, yo estaba fuera de mí, no parecía.
Hace tiempo que no siento aquel deseo de que me penetre Por Dios, ya lo he soltado.Para seguido, agarrarme del pelo y hacerme tragar literalmente su polla.Dibujó con la punta de su lengua las letras del abecedario sobre mis húmedos labios.Entonces buscó con tiento mi clítoris y se puso a jugar con su lengua alrededor.El camarero se acerca y Martín le pide que nos ponga en una regalos bonitos y baratos para tu novio mesa alejada donde podamos hablar sin dar voces.Se lo tiene merecido Dora, si tú fueras mi mujer cuando vinieran a cenar mis amigos ó tus amigas, te obligaría a chupármela debajo de la mesa.A él le deben volver loco los pies.Era como un mástil robusto, respingón y del tamaño de una banana caribeña de esas con las que todas las mujeres han fantaseado alguna vez.Le pedí sin pudor y AH! .Si que tenías falta El tío impuso una velocidad endiablada a su cadera, y con el nuevo orgasmo casi me desplomo si no llega a ser porque Rober me tenía muy bien agarrada.Una cena romántica, quién dijo que las invitaciones para cenas eran sólo cosa de chicas?



Sus mejillas rasposas sobre mis piernas, su lengua, sus labios.
Nunca creí que la visión de unos brazos así me alteraría de esa manera.
Será mejor que hagamos algo, no lo vamos a dejar aquí hasta mañana.
La metí dentro y me encontré un pene de tamaño normal, aunque aún no estaba totalmente duro.
Pasé a decidir que zapatos me pondría, después me repasé el maquillaje y me recompuse el recogido sexy, dejando unos mechones caídos a cada lado de la frente.Escapada Sorpresa, pocos son los hombres que se resisten a viajar cuando se les presenta la ocasión y sobre todo si ya se encuentran con los preparativos hechos, así que no te cortes y prepárale una escapada romántica sin ningún pretexto aparente, el mismo pueblo.Además un portento de resistencia, un semidiós en erección que me iba a redimir de todos mis años de fiel esposa.Como una cazadora furtiva, dirigí mi mirada hacia esa presa prohibida.le pregunté muy alterada a Rober.Es cómodo dejarse engañar por aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor, pensé.Rober había olido la colonia de mora con la que me había impregnado el pubis.No olvidaré darle las gracias Joder, si yo fuera tu marido cabalgarías mi polla a diario nena.

Voy por más vino?
Vienes ya ó qué.
La C, un arco fascinante desde el clítoris hasta el mismísimo ano.


[L_RANDNUM-10-999]